“El corazón alegre hermosea el rostro. Más por el dolor del corazón el espíritu se abate” Proverbios 15:13.


En general nuestro rostro habla de nuestro estado de ánimo. Hay personas que demuestran más que otras su optimismo por el diario vivir, a pesar de las adversidades. Existe una relación entre la expresión facial y las emociones. ¿Que situación alegra su corazón? Hay quienes alegran su corazón, no precisamente por agradar a Dios; sino muchas veces haciendo lo incorrecto. Pero cuando alguien alegra su corazón porque Cristo vive en el, entonces las facciones del rostro y su mirada muestran inconfundible el reflejo divino del Creador obrando en la persona, que le ha aceptado de pleno en su corazón.

Durante el 2011, cuando amanezca ofrézcale una sonrisa a Dios y compártala con su familia, amigos y aún con aquellos que parecen no tener un buen motivo para ser feliz.

Deja un comentario

Suscripción a nuestro Devocional

Escriba su primer nombre y correo electrónico. Recibirá su libro gratis y nuestros devocionales en su correo electrónico.