Siempre debemos elegir lo mejor“Para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo.” Filipenses 1:10

Abandonar una mala costumbre, es como querer abandonar una cama calentita, en un día muy frío. Entrar no cuesta nada, lo que cuesta es salir de ella.

Solo es posible salir de la fuerza de la costumbre, con una gran convicción de hacer un cambio, y que la fe nos mueva a realizar cosas nuevas que modifiquen nuestros hábitos diarios. Solo con la confianza de nuestro Señor, podremos movernos hacia las cosas que están a nuestro favor, y no en contra de nuestra felicidad.

Es difícil hacer varias promesas a la vez, tal vez usted piense en cambiar dos a más hábitos, pero pretender dejar de fumar, ver menos televisión y hacer ejercicios, todos a la vez, no resultará. Es más fácil, cambiar uno que nos hace mal, por uno que nos edifique, por ejemplo, menos televisión por leer más la Biblia.

Dios demanda ser fuertes de carácter, para salir de la tentación y el pecado, evitando dañar nuestra relación con Dios.

Envía tu opinión a www.pandevida.cl y comparte este mensaje con otras personas

Deja un comentario

Suscripción a nuestro Devocional

Escriba su primer nombre y correo electrónico. Recibirá su libro gratis y nuestros devocionales en su correo electrónico.

Abrir la barra de herramientas