Puente colgante“Porque yo soy el Señor tu Dios, que sostiene tu diestra, que te dice: “No temas, yo te ayudaré.”

Isaías 41:13

Los días miércoles de cada semana nos reunimos en nuestra templo; el pastor y algunos hermanos y hermanas a leer la Biblia, orar y ayunar. Ese es nuestro almuerzo espiritual junto a Jesucristo donde presentamos en oración las peticiones de los necesitados y enfermos de nuestra Congregación y dfe otras personas.  Para llegar a la iglesia debo cruzar un puente colgante precioso que cruza el río Damas.  Siento que en la medida que avanzo por aquel puente, este se balancea más y más, y estando al medio, permanezco asido a las cuerdas para sostenerme aún más, observando el río que cruza por debajo.

Nuestra fe es como ese puente colgante, siendo el río que corre abajo la simulación de los peligros que nos presenta el mundo, la plataforma del puente es La Biblia que nos sostiene con su Palabra diaria en la cual debemos avanzar tabla a tabla para conocer más de Dios. Las cuerdas que sostienen el puente es el Espíritu Santo que nos sujeta a la fe y nos da la seguridad.  En la otra orilla de aquel puente está la salvación para nuestra vida.

Opina en devocional@pandevida.cl - visita  www.pandevida.cl


Recompensas de amor“Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo. Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.”

1 Pedro 5:6-7 NVI

La humildad debe ser la marca del pueblo cristiano, debe ser una de nuestras cartas de presentación ante el mundo. Es tener la conciencia de que la humildad debe marcar nuestras vidas mostrando el amor que Cristo ha puesto en nuestros corazones.

Una de las lecciones más difícil de aprender en la vida es la humildad, esta no se enseña en los colegios, sino en la escuela de Cristo que encontramos en la Biblia.  Jesús al lavar los pies de sus discípulos mostró humillación y amor por su prójimo.

La humildad es la ausencia del orgullo y la soberbia. La humildad demostrada antes nuestros familiares, amigos y vecinos nos reviste de gracia para recibir las bendiciones de Dios.

Opina en devocional@pandevida.cl - visita  www.pandevida.cl

Que cosas nos alejan de Dios“Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos.”

Hebreos 2:1

En aquellos momentos de intimidad que tenemos con Jesús, donde buscamos su presencia para entregar nuestras cargas y hacer una reflexión de nuestra verdadera relación con él, debemos preguntarnos: ¿Qué cosas o actitudes nos alejan de él?

Buscando con sinceridad y franqueza cuales actitudes, vicios o pecados nuestros le molestan, los cuales no han sido entregados a sus pies y estorban nuestro camino hacia su presencia, Él nos mostrará cuáles son para que nuestro arrepentimiento y cambio sea una realidad.

Al estar en comunión con Jesús, escucharemos su voz trayendo a nuestra mente los errores cometidos que nos distancia de  nuestra relación espiritual y alejan de tener una comunión sincera y verdadera con nuestro Salvador.

Opina en devocional@pandevida.cl - visita  www.pandevida.cl

El grano de trigo debe morir“Ciertamente les aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, se queda solo. Pero si muere, produce mucho fruto.”

Juan 12:24 NVI

Esta enseñanza de Jesús nos hace reflexionar sobre la importancia de preparar al hombre para recibir las verdades espirituales que están registradas en Su Palabra. Debemos hacer morir el hombre viejo para nacer como nuevos creyentes y llevar una vida de santidad cristiana.

El grano de trigo puede estar años en el molino almacenado, pero si nos es lanzado a la tierra, nunca podrá ser germinado y dar nuevos frutos.  Si nos rendimos a la muerte del hombre antiguo seremos como un grano de trigo que cae a la tierra y dará ese fruto que Cristo espera de nosotros.

A veces pensamos que a pesar de nuestra edad, ya no daremos nuevos frutos, pero la promesa de Cristo dice: “Así que de buena gana gastaré todo lo que tengo, y hasta yo mismo me desgastaré del todo por ustedes “ 2 Cor. 12:15

Opina en devocional@pandevida.cl - visita  www.pandevida.cl

Ven a mi“Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo; cuando cruces los ríos, no te cubrirán sus aguas; cuando camines por el fuego, no te quemarás ni te abrasarán las llamas”.

Isaías 43:2

En todo momento necesitamos de la providencia del Señor. De mayor manera cuando estamos en tempestad y la tormenta cae sobre nosotros sin ver una pronta solución al corto plazo, nos inunda la desesperanza y el agobio, nos llenamos de miedos y dolores.

Pero las promesas de Jesús están a las puertas, su cuidado providencial no nos dejará abandonados en aquella tormenta, su palabra nos reafirma su ayuda y compañía en aquellos momentos de desconsuelo, ¡¡¡Ven a mí!!! dice el Señor, y refúgiate en mis brazos, que te darán amor y fuerza para resistir, entrégame tus cargas que te sacaré de la cautividad de esa tormenta para llevarte a tierra firme y junto a mi tomarás el sol de la esperanza.

Opina en devocional@pandevida.cl - visita  www.pandevida.cl


Edifca con Sabiduría“Si el Señor no edifica la casa, en vano se esfuerzan los albañiles. Si el Señor no cuida la ciudad, en vano hacen guardia los vigilantes. En vano madrugan ustedes, y se acuestan muy tarde, para comer un pan de fatigas, porque Dios concede el sueño a sus amados.”

Salmo 127:1-2

Como cristianos debemos depositar nuestra confianza en el Señor y no el mundo y lo que este puede ofrecernos.  Se requiere que frecuentemente nos inclinemos por decidirnos a favor por lo primero y en contra de lo segundo. De nada servirá gastar nuestro dinero y esfuerzos en las cosas del mundo, buscando las comodidades y pasatiempos que nos entretienen,  incluso nos alegran, pero que a su vez nos pueden dejar ciegos e insensibles sobre las cosas del Dios.

No pongamos la confianza en las cosas que humanamente nos dan una falsa seguridad, sino, pongamos nuestra confianza en Cristo, para encontrar la sabiduría Eterna en la Palabra de Dios.

Opina en devocional@pandevida.cl - visita  www.pandevida.cl

Bondad en la tierra de los vivientes“Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes.”

Salmo 27:13

En algunas oportunidades me he desmayado y puedo compartir con ustedes que no es agradable. Algunos han sido paulatinos y otros suceden de manera instantánea.   Lo cierto del caso es que en todas esas ocasiones he abierto mis ojos desde la tierra mirando el cielo o el techo de alguna habitación. La causa: cansancio. Los desmayos son producidos por una disminución del flujo sanguíneo al cerebro y sus causas son variadas, puede ser estrés, miedo o algún dolor intenso.

Confiar en el Señor, es experimentar su bondad reconociendo que son indispensables para mantener nuestra perseverancia en la fe.  Como creyentes podemos ser probados severamente en pruebas y tribulaciones, pero nada nos puede llevar a la desesperación y la derrota. No desmayaremos mientras tengamos puesto nuestros ojos en la fe por nuestro Señor Jesucristo y la esperanza en Dios nuestro Señor de los cielos.

Opina en devocional@pandevida.cl  - visita  www.pandevida.cl

Voy y vuelvo“No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí. En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar.  Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté. ”

Juan 14:1-3 NVI

¿Cuántas veces hemos escuchado promesas que con el tiempo es evidente que no se cumplen?  Muchas veces en la vida hacemos promesas y no cumplimos porque no damos un valor real a nuestra palabra o simplemente, porque nos olvidamos.  Pasan los días y ni aún pedimos disculpas, lo damos por olvidado y ya.  Damos poca importancia a nuestros compromisos y desilusionamos a otros.

“Lo que salga de tus labios, cuidarás de cumplirlo, tal como voluntariamente has hecho voto al Señor tu Dios, lo cual has prometido con tu boca”, dice Deuteronomio 23:23, así fue la promesa que Jesús nos entrega, cuando declara que volverá en Gloria y majestad a buscarnos para compartir una morada junto a Él en el cielo. Santifiquemos nuestra vida esperando por su promesa que pronto se cumplirá.

Opina en devocional@pandevida.cl - visita  www.pandevida.cl

Renuncia a las calumnias“Hermanos, no hablen mal unos de otros. Si alguien habla mal de su hermano, o lo juzga, habla mal de la ley y la juzga. Y si juzgas la ley, ya no eres cumplidor de la ley, sino su juez.”

Santiago 4:11

Si hay una forma fácil de desacreditarnos es cuando difamamos de otras personas. Cuando por descuido de nuestra lengua y maldad de corazón ignorando los pormenores de alguna situación, calumniamos a personas cercanas y hermanos de fe. El sabio que se encuentra a su lado y escucha tal maldad, actuará con justicia corrigiendo oportunamente la opinión dañina que aflora de esa persona, evitando generar un ambiente negativo al entorno. ¡¡¡ Se sabio dice la Biblia y renuncia a las calumnias !!!

Pocas cosas hacen tan humilde a una persona como reconocer sinceramente sus pecados, esto habla de su grandeza y la santidad que Cristo ha puesto en su corazón.

Mejor es hablar de tu continua dependencia de Cristo, apaciguando tu espíritu rebelde, haciendo siempre el bien, sin importar lo que cueste. Mejor es construir para Dios que ayudar a Satanás en su plan de juzgar sin parar.

Opina en pandevidadevocional@gmail.com - visita  www.pandevida.cl

Adios prision...bienvenida libertad“Cristo nos libertó para que vivamos en libertad. Por lo tanto, manténganse firmes y no se sometan nuevamente al yugo de esclavitud.”

Gálatas 5:1

En el año 1974, durante el Gobierno Militar en Chile había toque de queda y no se permitían los grupos de personas ni las reuniones. Tenía 15 años.  Siendo muy joven estábamos conversando con mis amigos en una esquina muy cerca de nuestras casas en la ciudad de Santiago.  Eran cerca de las 15:00 pm cuando pasó un camión con militares cerca de nuestra Villa y nos tomaron detenidos, nos llevaron a un calabozo y por largas horas estuvimos allí muy asustados por cierto, ya que éramos muy jovencitos.   Después de comprobar nuestros domicilios nos dejaron en libertad. ¡¡¡Adiós prisión, bienvenida libertad!!!

Estando firmes y sin movernos del lado de Cristo estamos en posición segura, y sólo de esa manera tendremos la garantía de ser siempre libres y no esclavos del yugo del pecado.  Es mejor vivir en la libertad que Cristo pagó en la cruz por ti y por mí, que someter nuestra alma a la cautividad del pecado. En Cristo podemos decir: ¡¡¡Adiós prisión, bienvenida libertad!!!

Opina en pandevidadevocional@gmail.com - visita  www.pandevida.cl

Suscripción a nuestro Devocional

Escriba su primer nombre y correo electrónico. Recibirá su libro gratis y nuestros devocionales en su correo electrónico.